November 29, 2017 visitor1016

Preparándonos para Navidad

Muchos expertos dicen que solo las preocupaciones relacionadas con el dinero, mudarse de casa o enfrentarse a un divorcio son situaciones más estresantes que la preparación de las navidades cuando hacer malabarismos con el trabajo, la familia y los preparativos navideños, prepararse para acoger a los invitados y decidir cuánta comida vamos a necesitar para alimentarlos (y cómo vamos a meter todo eso en la nevera o el congelador), es solo el principio. Te damos algunos consejos simples para no estresarnos al preparar nuestra casa para Navidad.

1.Empezar con una buena limpieza

Marie Kondo es una autora, empresaria y consultora de organización japonesa. La gurú oriental del orden nos da una guía práctica para niños, hombres y mujeres.

Con la cocina llena de platos sucios, el piso cubierto de ropa y la cabeza hecha una maraña de ideas la pregunta que surge es ¿Cuándo empezar a ordenar? Para esta gurú del orden el momento ideal es a primera hora de la mañana porque la mente estará más despejada. ¡Este es su paso a paso!

Desechar. Todo se reduce a dos tareas: eliminar cosas o decidir guardarlas. La eliminación debe ir primero, para decidir qué botar ve al paso 2.

Almacenar solo lo que dé alegría. Cuando quieras salir de cosas, pregúntate si de verdad te hacen feliz y si son necesarias. Si la respuesta es ‘no’, dónalas o tíralas.

Ordenar por categoría no por lugar. Si empiezas por la ropa, ve a todos los armarios y cajones de tu hogar. Hasta que no termines esa categoría en todas las habitaciones, no podrás continuar con la siguiente, de esta manera el trabajo fluirá mucho más.

Empezar por la ropa.Es una de las cosas más fáciles de desechar (para algunos, claro). Luego llegará el momento de libros, papeles, objetos varios y, por último, los elementos sentimentales: fotos y recuerdos (lo más complicado).

Doblar verticalmente la ropa.Al formar pequeños rectángulos, se mantendrá por si sola de pie. Así ocupará menos espacio y, además, podrás ver todo lo que tienes sin tener que meter la mano y revolverlo todo.

Una sola tirada.Cuando inicies, no te detengas. Hazlo sin remordimiento. No lo dejes a medias. Si organizas un poco cada día, nunca acabarás. La clave es cambiar la mentalidad radicalmente y no dejar objetos dudosos.

Las cosas tienen valor.Es importante que los objetos sean tratados como lo merecen. Si ellos te hacen feliz y son útiles, no los debes tratar mal. De esta forma no solo durarán más, también aprenderás a ser amable con las personas.

Hacerlo sin compañía. A menudo los familiares se angustian al ver cómo te deshaces de objetos que otros consideran de valor, eso puede ser contraproducente. Por esta razón no invites a nadie. ¡Solo es mejor!

Diles ‘no’ a los productos para almacenar cosas.Para poner en orden lo que ya dejaste, no incluyas nuevos objetos. Puedes solucionar tus problemas de almacenamiento con cosas que ya tienes en la casa, como, por ejemplo, las cajas de zapatos vacías.

Deja espacio libre en el congelador
Echar un vistazo al congelador hacia finales de noviembre. Incluso si no estamos planeando recibir a mucha gente en Navidad, es un buen momento para empezar a vaciarlo para obtener algo más de espacio libre, de forma que podamos hacer tantas recetas navideñas como queramos o comprar con antelación antes del inicio de las festas.

2. Planifica y organiza

Por supuesto, la clave para tener unas Navidades sin estrés es planificar con antelación y comprobar que tenemos todo lo que necesitamos con la mayor antelación posible. ¿Tenemos suficientes sillas de comedor para que se siente todo el mundo? ¿Llegarán los platos, vasos o cubiertos para la cena de Navidad? ¿Sabemos cuál será el menú de Navidad? ¿Hemos elaborado listados de regalos, alimentos y bebidas?

-Planea la agenda del mes, porque seguramente se cuentan con actividades escolares, familiares y laborales que cumplir, y no se deben dejar agobiar por los compromisos, más bien tratar de organizarse para disfrutar a lo grande de estas fiestas.

-Y si de crear se trata, los niños disfrutan mucho la elaboración del calendario de diciembre, en el cual a diario descubren un mensaje o una sorpresa. Este se puede elaborar con papel y crayones de colores, listones, o se puede crear en la computadora, de tal manera que en cada día se esconda un dulce o un mensaje especial con motivo de la navidad el cual les permita a los niños el conocer las tradiciones de estas fiestas.Asimismo, se puede comprar en muchas tiendas o supermercados. Una opción es tenerlo en la cocina.

-Elegir un tema de decoración para el árbol de navidad y para los exteriores de la casa. Esto es muy divertido para nuestros hijos, ya que ellos buscan a sus personajes favoritos y se divierten eligiendo los detalles.

-El planear con tiempo el menú de la cena de Navidad e involucrar a los reyes del hogar, preparando el postre. En las tiendas y almacenes principales se pueden encontrar sets completos para hornear pasteles y galletas, con utensilios especiales para ellos. Esto es una manera muy dulce de compartir con nuestros hijos los encantos de la navidad.

3. Compras y regalos

Haz una lista y revísala dos veces. Es fácil volverse inmerso en el espíritu de la festividad, así que prepara una lista y un presupuesto. Sé disciplinado con tus gastos al crear una lista completa con los precios y las alternativas y tenla siempre contigo.

Ingenia algunas ideas para los regalos. Al igual que dice el dicho, es mejor dar que recibir. Diviértete pensando en qué regalarles a tus familiares, amigos y quien sea que sea lo suficientemente afortunado como para estar en tu lista de personas que recibirán un regalo tuyo. Escribe tus ideas para asegurarte no olvidar a nadie. Tomarse el tiempo de encontrar el regalo correcto para la persona correcta es una excelente manera de obtener el ánimo de la Navidad, ya sea que se trate de un regalo de broma o uno sentimental.

Encontrar el regalo correcto para alguien puede ser difícil, pero puedes buscar algunas guías en línea para regalos para que te sirvan de ayuda en el proceso. Un buen punto de partida puede ser escoger un regalo según la personalidad de esa persona o la relación que tengas con esta. Por ejemplo, puedes regalar una sudadera de tu alma mater si se trata de un amigo de la universidad.

Pregúntale a esa persona si tiene una lista de deseos. Si bien es cierto que puede parecer un acto holgazán, la investigación ha demostrado que las personas que reciben un regalo que en realidad quieren les hacen más felices que si recibieran un regalo por el que otra persona pensó mucho. Sin embargo, es posible que te sientas más cerca de esa persona si piensas mucho para escoger un regalo que darle.

No desesperarse es la regla. Buscar con tiempo los regalos adecuados para cada miembro de la familia. Una idea es acudir a los almacenes que tienen regalos para todos los gustos. Para las mamás que trabajan, pueden aprovechar la hora de la comida para comprar los obsequios, ya que a esas horas hay poca gente en las tiendas. Y en las noches de insomnio, las compras en internet son la mejor idea para evitar salir de casa.

No comprar por comprar. Si no se tiene mucho tiempo la idea de las tarjetas de regalos es muy práctica y hoy en día altamente recomendada para aquellos que prefieren elegir sus regalos por sí mismos.

Otra opción creativa y original es comprar suéteres o bufandas iguales para toda la familia. Asimismo, se puede adquirir un regalo para toda la familia. En el caso de los niños, las pijamas de sus personajes favoritos son muy solicitadas en estos días.

Todo esto y más se puede hacer durante estos días, así que la mejor recomendación es que se relajen, disfruten de esta temporada, y sobre todo recuerden que todos los días son para celebrar y compartir.

Compra en persona si quieres para asegurarte que el artículo sea exactamente lo que buscas. Comprar en línea puede ser arriesgado porque es posible que no tengas la oportunidad de ver y sujetar el artículo. Es posible que no tengas el tiempo de devolver el artículo si es del color, el tamaño o de la textura equivocados. Comprar en persona también puede ser una actividad divertida cuando se hace en compañía de alguien ya que se puede bromear o tener la opinión de alguien más si tienes problemas para tomar una decisión.

4. Espíritu navideño

Prepara los adornos de navidad con tiempo, no dejes todo para el último momento, puedes hacerlos por fases e ir decorando la casa poco a poco.

Comienza a hacer la cuenta regresiva. Puedes encontrar muchos calendarios de chocolate que te ayuden a tener el ánimo de la Navidad con un premio diario. Puedes utilizar cualquier calendario o descargar una aplicación divertida para ayudarte a hacer la cuenta regresiva de los días si el chocolate no es lo tuyo. Este acto ayuda a tener una anticipación y te permite permanecer encaminado en tus compras y preparaciones.

Crea una lista de reproducción de música festiva. Sin importar qué género musical disfrutes, lo más probable es que haya algunas canciones de Navidad que sean perfectas para tu gusto musical. Si bien es cierto que la variedad es buena, solo tú sabes qué canciones pueden ponerte de ánimo para esta temporada. Disfruta de los sonidos de la festividad, ya sea que encuentres cada una de las canciones o descargues una lista de reproducción ya hecha.

Decora tu hogar, tu oficina y a ti mismo. Tan pronto como el Halloween termina, las decoraciones navideñas comienzan a aparecer. En cuanto más pronto compres estas decoraciones, más baratas serán. De igual forma, puedes utilizar los medios sociales para encontrar algunas decoraciones usadas y únicas, además de algunas instrucciones para crear las tuyas. Asimismo, puedes decorar tu comida, tu rostro, tus prendas de vestir o todo lo que tengas permiso para decorar.

Ve una película navideña. Hay muchas películas clásicas de Navidad que puedes ver en línea o en la televisión, ya que muchas cadenas principales de televisión transmiten una programación navideña. De igual forma, puedes ver las películas nuevas ya que la temporada de Navidad tiene algunas de las más grandes y anticipadas opciones de películas del año.

Consigue tu árbol de Navidad y decóralo. Los árboles de Navidad son un sinónimo de esta festividad. Disfruta de la tradición anual de decorar tu árbol con tus familiares y amigos, ya sea que salgas y escojas un árbol verdadero o consigas uno plástico del sótano. Las temáticas siempre pueden ser divertidas para dejar que tu creatividad fluya.

5. Tradiciones familiares

Rescatar nuestras tradiciones familiares y la unión con nuestros seres queridos es lo más importante de la celebración de la Navidad. No te dejes llevar por lo superfluo de las compras y los regalos. Es bonito colocar el nacimiento e invitar a que los abuelos participen en la instalación y compartan algunas de sus figuras con ellos. En algunas culturas, como la mexicana, se acostumbra la organización de Posadas y la preparación de platillos tradicionales como los tamales o los buñuelos.

Fuente: Euroresidentes.com y elespectador.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial