November 22, 2017 visitor1016

La magia de ser agradecido

Muchas personas piensan del día de acción de gracias como una maravillosa celebración, que les permite tener un largo fin de semana disfrutando de una suculenta cena. O tal vez, piensan que el día de acción de gracias es simplemente el principio de las celebraciones navideñas.

Han tergiversado el significado real de las festividades, dándole mayor importancia a los regalos, las salidas y lo supérfluo de la imagen y el qué dirán. Pero sobretodo, desarrollamos posturas en las que asumimos que no tenemos mucho de qué agradecer y por eso nos enfocamos en lo antes mencionado.

Podemos detener la tendencia negativa natural de nuestra mente mediante la reorientación hacia la abundancia y lo que es positivamente posible, centrándonos en aquello de lo que estamos agradecidos.

Con este cambio de visión, casi al instante tu vida puede cambiar su trayectoria. Tu mundo puede revolucionarse y todo lo que puedes crear en él. De esta forma nos vamos a sentir mucho mejor, siendo agradecidos incluso cuando las cosas no van del todo bien y cuando surgen conflictos o problemas.

¿Cómo ser agradecido?

  • Abre los ojos al mundo.Tenemos que salir de nuestro “universo cerrado”, mirar hacia el exterior, a los demás y darnos cuenta de todas las cosas que tenemos y agradecerlo. Lamentablemente, hay muchas personas en peor situación que tú, hazte consciente de ello y fíjate. Seguro que después estarás más agradecido de la situación en la que te encuentras, de la que muchas veces quizás te quejes.
  • Date cuenta de todas las cosas malas que no te suceden. A veces ocurre un pequeño percance que podría haber sido mucho peor. Es importante darse cuenta de ello y estar agradecido de que el problema no haya sido mayor.
  • Presta atención a las cosas buenas que sí te ocurren. Muchas veces vivimos la vida sin prestar atención a las pequeñas buenas cosas que nos suceden porque las más “espectaculares” son más evidentes y llaman más la atención. Sin embargo, si piensas un poco, verás la cantidad de cosas positivas que hay en tu vida. Es fundamental reeducarnos para aprender a pensar en positivo y ver todo lo bueno que vivimos cada día.
  •  Aprende a ser agradecido practicándolo. Todo puede ser aprendido y la capacidad de experimentar el agradecimiento es una parte de tu carácter que siempre puede mejorarse si lo practicas. Existen formas de hacerlo, como por ejemplo escribir cada día en un “Diario de Gratitud”, tal como recomienda Martin Seligman. ¿Sabes que la eficacia de la gratitud en la vida de las personas está comprobada científicamente?
  •  Rodéate de personas con una actitud positiva y agradecida. Las actitudes negativas y pesimistas se contagian rápidamente, por eso es importante que aquellos que nos acompañen en la vida tengan una visión optimista. También podemos nosotros mismos ayudar a otros a ver todo lo bueno que tienen en sus vidas.
  •  Decide no ser la víctima. En momentos difíciles, o cuando pierdes a alguien, es muy importante ser agradecido con lo que todavía tienes y por las oportunidades que aún se te presentan. Se trata de no enfocarse solo en lo que consideramos malo y buscar lo positivo de cada situación. Porque siempre hay algo favorable, aunque en un principio nos cueste descubrirlo.

Ser agradecido es una cualidad que todos admiramos en el carácter de los demás, ¿verdad? Para ello no hay razones, ni excusas. Tampoco hay edades, nunca eres demasiado viejo como para intentar ser positivo y valorar todo lo maravilloso que tienes.

Inténtalo y verás que puedes empezar poco a poco a sentirte agradecido por las pequeñas cosas que te ocurren. 

Es usual que en momentos de infelicidad o conflicto nos encerremos en esa visión de la vida, sin embargo, existen muchas pequeñas bendiciones que hacen que la vida valga la pena.
Apreciar estas cosas te ayudará a desarrollar un corazón agradecido e incrementar la alegría por tus bendiciones intensamente.

¿Necesitas algunas razones para estar agradecido? Considera las siguientes…

  1. La vida misma: Si estás leyendo esto, quiere decir que te despertaste por la mañana, estas respirando y estás vivo. ¡Esta es una bendición que no se debe dar por hecho!
  1. Salud: ¿Por qué esperar a que suceda algo para empezar a apreciar el valioso regalo que es tener buena salud? Esto es algo por lo que sin duda hay que estar agradecidos.
  1. Familia: Tus hijos, esposa, nietos, padres, hermanos, parientes, son regalos entrañables por los cuales te debes sentir honrado.
  1. Tus sentidos: ¿Te puedes imaginar una vida sin lo maravilloso que es escuchar, tocar, ver, oler y paladear? Carecer de cualquiera de ellos es limitante, pero combinados, ¡llenan nuestras vidas… de vida!
  1. Trabajo: Solemos quejarnos algunas veces, sino es que siempre, de tener que ir a trabajar, pero la bendición de tener un trabajo para sostener a tu familia es algo de lo que debes estar agradecido, especialmente en estos días de incertidumbre.
  1. Los rayos solares: Piensa en el placer que produce salir a la calle y sentir su luz iluminando tu rostro. ¿Puedes sentir como te abriga su calor?
  1. La lluvia: Aunque rara vez llueve cuando lo “consideramos adecuado”, es indispensable para nuestra propia supervivencia. ¡Gracias al cielo que la tenemos… y gracias al cielo que no sucede todos los días!
  1. Comida: Hay tantos en el mundo que no tienen lo necesario para comer, ¡que debemos estar agradecidos si en nuestro caso no nos falta en la mesa cada día!
  1. Relaciones amorosas: La vieja canción dice: “El amor hace que el mundo gire”. ¡Qué cierto es! Da gracias por todo el amor que recibes de la vida.
  1. Amigos: Los amigos son la familia que escogemos amar. ¡Qué maravilloso contar con ellos!
  1. Abrazos: Un acercamiento amoroso puede eliminar la tristeza, levantar el ánimo y sanar las penas. Esta es una bendición que debe ser atesorada.
  1. Libertad: La libertad de vivir, respirar y tener tus propias ideas, es uno de las grandes regalos que se nos concede por estar en este mundo.
  1. Hogar: No tiene por qué ser grande o lujoso, ya que un hogar lleno de dicha y amor es el mejor recinto del alma. ¡Agradece el que tienes!
  1. Educación: Muchas personas subestiman el valor de la educación, pero aquellos que han podido acceder a ella saben lo valioso que es.
  1. Bondad: Usualmente, sólo cuando vivimos lo opuesto somos capaces de reconocer la bondad que también otros nos han expresado.
  1. Esperanza: La esperanza por alcanzar un futuro mejor es lo que nos da la fortaleza para seguir adelante en nuestras vidas. Agradece por el futuro que te espera.
  1. Memorias: Si bien es cierto que no es saludable “habitar” en el pasado, recordar los buenos momentos de vez en cuando nos sirve para reconocer que la vida también nos ha dado eso.
  1. Risa: De esto nunca hay demasiado en nuestras vidas, así que agradece cada vez que sucede y el que se produzca en tu vida.
  1. Mascotas: El afecto incondicional de las mascotas es una bendición que debemos celebrar. Da gracias porque tu mascota no guarda rencores y siempre te recibe con cariño.
  1. Honestidad: La verdad es algo que usualmente no vemos en este mundo en que vivimos, por eso es una bendición cuando nos encontramos con ella.
  1. Pasatiempos: Ya sea leer, emprender actividades manuales, hacer ejercicio o salir a acampar, los pasatiempos suelen ser actividades que nos resultan muy gratificantes. Sin duda merecen nuestro mayor reconocimiento.
  1. Naturaleza: Árboles que se mueven al paso de una brisa suave; ardillas y conejos que se pasean por el bosque; flores que brotan del suelo fertil para mostrarnos sus colores; estrellas que brillan en el cielo para anunciarnos la noche. Imágenes, todas ellas, que nos recuerdan que también nosotros pertenecemos.
  1. Color: ¡Qué aburrido sería el mundo sin colores! Rojos, azules, verdes, amarillos, naranjas… incluso el blanco y el negro hacen que el mundo sea visualmente atractivo.
  1. Música: Los bellos sonidos y tonos de la música son casi místicos, algo en ellos es sobrenatural y nos afecta. Piensa cómo te hace sentir tu música favorita. ¡Esto también es motivo para estar agradecidos!
  1. Contratiempos: Aunque nunca los disfrutamos, los contratiempos nos sirven para fortalecernos y conducirnos por nuestro camino verdadero.

Fuente: Paula Aroca.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial