November 20, 2017 visitor1016

Esfuerzo y retribución

En la Santa Biblia existe una parábola en el libro de Mateo que refiere a los talentos. Un hombre que se prepara para partir en un viaje y confía sus bienes a sus siervos. Él distribuye su riqueza entre los tres criados, adjudicadas a ellos sobre la base de sus capacidades. Para los primeros confió cinco talentos, ya los segundos dos talentos, y al tercero un talento. Los primeros dos siervos trabajaron con el dinero de su señor. El tercer siervo no invirtió dinero de su señor en absoluto, cavó un hoyo en la tierra y enterró el dinero. Cuando el maestro regresó, los dos primeros se reunieron con su señor quien estaba encantado con la oportunidad de multiplicar y fueron elogiados como “siervos buenos y fieles”, ambos fueron recompensados con mayores responsabilidades en el servicio de su amo, ambos fueron invitados para compartir en la alegría de su amo.

Las relaciones del maestro con el tercer siervo es un asunto muy diferente. Este siervo vino a su señor con solo el talento que su amo le tenía originalmente encomendado. No aumentó el dinero de su señor en absoluto.  Este servidor ofrece una débil excusa para su conducta. Le dijo a su maestro que él era un hombre duro y cruel. Sostuvo que tenía miedo de tomar un riesgo con cualquier tipo de inversión. De modo que simplemente escondió el dinero, y ahora se lo devolvió, sin ninguna ganancia. El maestro reprendió a este esclavo por ser malo y perezoso. Tomó su talento, se lo dio al que ganó diez, y lanzó a las tinieblas al vago.

 El que hace algo con poco y es fiel con poco, recibirá mucho porque trabaja y es perseverante. Se deben tomar los talentos y el potencial que tenemos y ver su desarrollo como nuestra obligación, responsabilidad y deber

  1. En la salud:
  • El fisico se puede ver como el templo de uno y así mismo debe ser tratado.
  • Hay que nutrirlo, dar el reposo y ejercitarlo para que se mantenga fuerte y en buena condición.
  • El físico puede tener barreras de fuerza, de serenidad, de mantener la mente en paz, no dejar que la turbulencia del mundo se apodere de ti
  • Elige mejores opciones de comida y consume vegetales, suficiente agua, practica la meditación, haz ejercicio y alimentar tu mente con lecturas enriquecedoras.

     2.  En las finanzas:

  • Dios te ha dado el valor, persistencia, ética de trabajo para multiplicar el poco capital que tengas para crear más. Pero toca ser  valiente y estar dispuesto a fracasar, a caer, a ser juzgado, y a veces hasta humillado.
  • Pero en el proceso en lugar de debilitarte te fortaleze para que esas circunstancias no te afecten ni sean razon o justificacion para no desarollar tu potencial
  • ¿Cómo podemos empezar a sembrar nuevos hábitos y ser valientes ante el miedo de ser rechazado o herido? Poco a poco se logran las cosas dice Warren Buffet; cada día se va a dormir uno un poco más sabio y con el tiempo crea uno la disciplina y tus esfuerzos serán abundantemente compensados.
  • Todos queremos tener más pero pocos están dispuestos a ser lo suficientemente humilde para merecérselo.
  • Empezar a detallar metas, ser honesto contigo mismo
  • Seamos valiente en perseguir nuestros sueños, buscar las respuestas a nuestras preguntas
  • Acercarse a personas de éxito, forzarte a salir de tu zona de confort
  • Ser lo suficiente humilde de leer las ideas, estrategias de otros hacia su camino de riqueza monetaria.

      3. En las relaciones:

  • Las relaciones con nuestros familiares, compañeros de trabajo y pareja deben conducirse con respeto, comunicación, amor, caridad, etc.
  • Debemos identificar las maneras en las que podamos proveer, pensar en siempre dar.
  • Tratar a nuestra familia con abundancia, mostrándole amor, cariñoy atención.
  • Igual a nuestra pareja, darle su merecida atención, igual a tus compañeros de trabajo quiénes te permiten salir adelante y te apoyan. Debemos dar sin esperar nada a cambio.

      4. Buscar felicidad:

  • Poner atención y esfuerzo en tener un desarollo de felicidad óptima
  • Hacer actividades con las que te sientas contento unas 2-3 horas cada día. Sea correr, tocar un instrumento, leer un buen libro, disfrutar tiempo en familia o meditar en tu soledad.
  • Estudios demuestran que el no dar recompenza por tus esfuerzos crea un razonamiento que te impulsa a hacer lo contrario, ya que el ser humano consciente o inconscientemente, siempre busca sentirse retribuido por todo el trabajo que realiza.

Por Abel Lara.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial