November 3, 2017 visitor1016

Cultivando relaciones interpersonales

A todos nos gusta tener un grupo de amigos, familiares y compañeros en los que confiar, con los que compartir las alegrías y los sinsabores que se nos presentan y nos tocan vivir.

El primer círculo que nos rodea representa a nuestra familia, se podría decir que nacemos dentro de un círculo fijo, en el se encuentran: padres, abuelos, hermanos… personas con las que mantienes el mayor grado de confianza a lo largo de  la vida.

A partir de ahí surgen nuevos círculos y dentro de ellos entran nuevas personas y tienden a desarrollar y a crecer, surgen con las primeras amistades infantiles.

El primer círculo permanece inalterable, sin embargo, los otros círculos son flexibles, aparecen y desaparecen, se agrandan o reducen en función de tus decisiones. Cuanto más cerca esté el círculo del centro (de ti), más importante y cercanas serán las personas que allí se encuentran.

Podemos crear un círculo íntimo, donde incluimos a nuestra pareja o la persona en la que depositas toda tu confianza. Este círculo es alterable e incluso puede desaparecer en algunos momentos de la vida.

El siguiente es el círculo de amistad. Los verdaderos amigos, aquellos que conoces y te conocen en profundidad.

Y el último es el círculo de los conocidos. Este es el más grande y más lejano a ti. Aquí cada día pueden entrar y salir diferentes personas, y se podría considerar que están en fase de entrenamiento para entrar en tu círculo de amistad.

Claves mejorar tus relaciones interpersonales.

Aprender a desenvolverse socialmente es algo que se aprende y quienes lo han conseguido pueden haberlo hecho por diferentes razones: necesidad, imitación o porque han encontrado un espacio propio para hacerlo.

No todos somos iguales en este terreno, hay personas que se sienten cómodas en una conversación de dos, otras disfrutan más dentro de un grupo pequeño, y otras personas solo se abren cuando se encuentran ante los grupos grandes.

Aprender a sentirnos cómodos en diferentes situaciones y con personas diversas nos permite ocupar el lugar que nos corresponde social y profesionalmente. Además de nuestro desempeño, la facilidad con que nos relacionamos con otros puede determinar nuestro éxito profesional, y lo mismo ocurre en la familia y con la pareja.

Los expertos señalan que las personas que viven en un entorno social son más felices que las que no están rodeadas por otras personas.

Dale Carnegie escribío a principios de XX una obra que en los Estados Unidos llegó a ser más leída que la Biblia, Se tiulaba “Cómo ganar amigos” y en realidad fue un tratado para un país que utilizó su filosofía y método para triunfar profesionalmente a través de un ideario para mejorar las relaciones humanas. Darnegie se fijaba en los pequeños detalles y su gran capacidad para influir positivamente en las personas. Aunque es un libro ya viejo te invitamos a que los leas y que practiques alguno de ellos, cada día:

-Elogia sinceramente a los demás.

-Llama a las personas por su nombre.

-Haz sentir importantes a los demás, de hecho, lo son.

-Muestra respeto por las opiniones ajenas.

-Enfoca las conversaciones positivamente.

-Muestra simpatía por las ideas de los demás.

-Esfuérzate en crear un clima positivo en tu hogar.

-No critiques.

-Escucha a los demás con atención.

-Sonríe.

-Admite rápidamente si te has equivocado.

-Deja de sea tu interlocutor quien más hable. Haz preguntas interesándote en sus cosas.

-Atribuye a terceros una buena reputación que buen seguro se esforzarán en mantener.

-No intentes cambiar la forma de pensar de tu cónyuge.

-Habla de aquellos temas que interesen a tu interlocutor.

-No discutas.

-Comienza una frase amistosa cuando trates un tema espinoso.

-Trata de ver las cosas con empatía.

-Alienta a los demás: haz que los defectos parezcan fáciles de corregir.

Fuente: exitofemenino.com

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial